Una serie de catastróficas desdichas silhouetteras

Una de las cosas que más me sorprenden/molestan, de los blogs es que sólo ponemos (me incluyo) lo bueno, lo que nos ha quedado divino de la muerte. Así que he decidido iniciar esta sección para contaros -y explayarme- todos esos desastres que me pasan, porque mal de muchos, consuelo de tontas. Pues yo la primera tonta.

Supongo que ya habrás visto estos bodis tan monísimos, ¿verdad? Quedaron divinos, no te digo yo que no pero… ¿Qué se esconde detrás?

La verdadera historia de los bodis

El caso es que hoy tenía que planchar unos bodies para un regalo. Y como rata prevenida tenía ya mis diseños hechos y hasta separados por colores para enviar a cortar y planchar rapidito. Bueno, pues a ello que me he puesto. Todo iba muy bien, me he acordado de poner los diseños en espejo (a última hora, vale, pero me he acordado); he enviado a cortar y todo perfecto. Vamos a pelar. ¿Ein? ¿Capasao?

burbujas
A la izquierda el diseño original, a la derecha cómo me lo cortó.

El caso es que digo, bueno, pues nada, vuelvo a cortar la gota. La vuelvo a cortar y otra vez mal. La muevo de sitio, la vuelvo a cortar y bien. Pues hala, a la lista de Poltergeist porque ahora mismo no tengo tiempo de ponerme a pensar por qué ha pasado. Pelando voooy, pelando vengooo. Pff, en el azul bebé no se ve nada el corte para coger sólo el cacho cortado. ¡Ups! He metido la tijera por donde no era, naaah, la tijera lo estropea, la tijera lo arregla. Ya no se nota nada, la aleta es un poco más cortita pero igual de mona. ¡Listo! Todo pelado, toca planchar.

Me cojo la prensa térmica y cruzo la casa entera para ponerla en la mesa del comedor que con todo lo que tengo que planchar, más vale tener espacio y no hacerlo en la pocilga ratonera. Bueno, pues lo que voy a hacer es ir alternando los tres bodies en la plancha, ahora uno, ahora otro para que se me enfríen entre capa y capa y así no los recaliento demasiado. Empecemos por el tiburón que hoy me he portado muy bien y he hecho las capas para que encajen y no se superpongan. Plancho una, pongo la otra. Vaya, no encaja. Jajajajaja. ¡Viva el merme! Ahora parece que el tiburón tenga la boca abierta porque le falta un milímetro por lo menos. Suerte que es la misma pieza que había estropeado antes y eso es que estaba predestinada a ser cortada otra vez. La hago más grande a ojo, la corto y ¡chan!, queda perfecta.

Planchando vooy, planchando vengoo… ¿Ein? ¿Otra vez? ¿Capasao? ¿Una porquería detrás del vinilo? ¡Jolín! ¡¡Es la primera vez que me pasa!! Pues hala, va a haber que ir a buscar la plancha de viaje para levantar la maldita gota. Parece que hoy no es el día de las gotitas. Mientras tanto, la vuelvo a enviar a cortar.

¡Oñño! ¿¿¿Si ésta antes la ha cortado bien, por qué ahora me la ha cortado mal??? Exactamente lo mismo que la de arriba. Venga, otra vez a cortar… Pfffff… Y van tres. Mientras tanto sigo planchando los otros bodis. Uy qué mono está quedando el del perezoso. ¿Por qué ha salido toda esa línea blanca alrededor del marrón cuero? ¡Maldito adhesivo! Voy a quitar el transportador. ¡Eeeeeeh! ¿¿¿Por quéeee??? ¿¿Pero qué hace el transportador de otra pieza llevándose el marrón??? ¡¡Nooooo!! Hala, se ha roto. Ya tengo dos cosas para levantar, la gota de antes y el cacho de rama tonto. Venga va, que no cunda el pánico, para eso el vídeo de quitar el vinilo textil es el hit de mi canal de YouTube. Voy a parar la prensa un rato, pongo la planchita de viaje y voy a levantarlo. ¿Ves qué bien ha salido esa gotita? Vamos a por la rama. ¿Vamos a por la rama? Mecagüen la rama, las hojas y toda la primavera. ¿¿Pero por qué no sale?? ¿¿Y esa mierda blanca?? ¡Maldito adhesivo! Pero si este vinilo no sale, se rompe y me está dejando una guarrada de body que pa’ qué. ¡No calientes por ahí que se te está arrugando el resto del viniloooo! ¡Esto lo saco yo por mis Cameos! Tiiiraaaa, tiiiraaaa. ¡Por fin!

Venga, vuelve a cortar la rama. Joooopeeee, ahora no casa porque sobresale el pegamento. Venga, vuélvela a cortar pero más grande. Pues ya no la corto otra vez, esa puntita no se ve. ¡HE DICHO QUE NO SE VE!

rama perezoso
¿A que no se ve? Pues eso.

Ánimo, que ya queda poco. ¡Ups! Se ha caído el teflón de la prensa, estos imanes no pegan un carajo. Bueno, qué más da, total, sólo queda un planchado y acabamos. Mierda, se me ha olvidado poner el teflón. No quiero mirar, no quiero mirar… 3… 2… 1… ¡Listo! A ver qué tal…  ¡Qué mono! ¿Y esa motita? Eso es un toque personal que le he dado yo al tiburón, que no, que no es purpurina de la oveja de hace semanas, eso lo he hecho yo a propósito ¡y punto! Que te digo yo que no lo va a ver nadie si no se lo digo. Hala, se acabó.

Detalle del tiburón
Naaaah, eso no lo ve nadie.

Pero bueno, al final todo ha acabado bien y han quedado monísimos. Ahora saco unas fotos medianamente decentes que disimulen los defectos, los cuelgo en el blog y nadie se entera de los problemillas que he tenido ni de la mala leche que me ha cogido.

¿Oye Murphy y tú por qué estás en el salón en vez de estar con tus hermanos?

7 Comments

  1. Jajajaja tremendo documento, y eso que no entiendo algunas de las cosas al tener la Cameo pero bueno, me hago a la idea eh jijiji pero una cosa, Murphy no tiene la culpa ehhhh jiji

    • ¿¿¿A caso no es sospechoso que se encontrara en el lugar del delito??? Teniendo que estar en la ratonera con sus hermanos ¿qué hacía en el salón? Equipo de investigación está llevando el tema.

  2. Jaja Ixone, me hace gracia cómo lo cuentas, pero no veas el stres que me ha entrado, te imagino dando vueltas de la ratonera al salón y maldiciendo por el camino. Quedo a la espera de ver el resultado final que será precioso.

    • Jejeje, gracias Karmen. Al principio del post tienes el link al resultado final, y si no mira que es el post anterior en el blog ;)

  3. jajaja he disfrutado mil la narración. Hasta que quede cansada imaginando toda la escena. Pero al final saliste victoriosa!!!!

  4. Creo que todos y todas las que usamos Silhouette hemos pasado por este tipo de cosas en más de una ocasión y dos, así que consuélate con saber que te quedo de pegada, que muchas veces los fallos solo los vemos nosotras, y que nos pasa a todas, si te sirve de algo…
    Por otro lado, me puedes explicar o decirme donde puedo ver cómo tienes lo del teflón de la prensa térmica y dónde se puede comprar.
    Gracias guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*